2 sept. 2012

El maestro A - cómo llegué a frikear

Mi historia en el mundo se remonta hace ya 22 años y aunque por mis venas corriesen glóbulos rojos con caras de dibujos animados, plaquetas en forma de cintas VHS o que mis mismas proteínas tuviesen un extraño aspecto pixelado, el instinto freak no me despertó hasta alcanzar el nivel de madurez requerido.

No voy a relataros toda mi vida, solo contaros un pequeño relato sobre el ambiente y el personaje que me entrenó en el mundo de las técnicas básicas de lo freak. El maestro A.

[!] El contenido de esta entrada es real. Los nombres propios han sido eliminados y/o sustituidos por nombres codificados. Los tallarines están mucho mejor que los espaguetis (of Course!), y la información ha sido cotejada y excelentemente seleccionada para disfrute de todos.

Contexto histórico: 200x dos mil pocos, en mi ciudad natal: valencia, en un instituto público de buen sobrenombre (y casi familiar ya que media familia mía ha estudiado allí) un servidor crecía rodeado de los suyos desde la más tierna infancia. Pero la E.S.O. tiene algo especial que hace que la gente pinche y, supongo que como en muchos casos, los profesores no ayudaban a corregir esto, así que todos los años se incorporaba gente de fuera y gente repetidora.


Los de fuera, salvo raras excepciones, traían cambio y aire fresco a una población estudiantil estancada desde casi preescolar con los mismos sujetos. Los repetidores portaban desesperación, caos y alboroto, hasta que se rompió la mala racha... ahí entran en escena no solo el protagonista de este documento, el todopoderoso Maestro A, sino también un enviado del mediterraneo oriental y paladín de las cartas Magic: El Griego "gorrón de mangas" Loco.

No llevaba este pero para que os hagais
una idea, el suyo = más fosil que este xD
Estos dos espléndidos contribuyentes de la cultura freak trajeron avances inspiratorios que jamás antes habría podido imaginar. Fueron los años en que los reproductores de mp3 se pusieron al alcance de todos (más o menos porque seguían siendo algo caros, y no quiero decir ya los ipod...) y el Griego Loco fue el promotor de la moda del cacharrete a nuestro alrededor.
"¿Música sin CD? Brujería!!! Prendedlo!!!" xD

Pero volviendo al tema principal. Ahí teníamos a A, reservado y efervescente de cultura friki proviniente de las islas niponas. Recuerdo haberle oído hablar a él primero de la que sería, esas navidades, los primeros tomos del manga que comenzarían mi amplia colección.
Meses después, el día de Reyes más trágico de mi vida (?) aparecieron en mi sofá los tres primeros volumenes de Naruto.

Fueron años de cultivación personal autentica. La eficiencia en clase no se resintió demasiado y comencé a ver todas las semanas capítulos y capítulos de anime actual gracias a los Fansubs. Evangelion salió en el 95 pero todavía no la había visto, Bleach fue otra pasada que me veía a la hora de merendar, One Piece seguía siendo una pedazo de creïlla (todavía no habían llegado a Enies Lobby) pero la retomé en versión original y el cambio comparado con el castellano fue decisivo para que me gustara; Naruto con sus rellenos interminables y posteriormente llegó Gantz, Reborn, HunterXHunter, Mushishi, Death Note, D.Gray-man y muchos otros.

Recuerdos delante de la tele
[!] No comencé tan tarde con los dibujos japoneses que conste. Yo desde que tengo memoria recuerdo haber visto anime en la televisión sin mando de casa de mis yayos en el canal 33 catalán (Bola de Drac; Slum Dunk: la gran esmaixada; Yuyu hakusho: els defensors del mes enllá; Dr. Slump; El detectiu Conan; Shin Chan retransmitido antes que en cualquier televisión pública etc) Luego algunas de esas mismas series las volvían a traducir al "valenciano" -__-U para uso y disfrute dels valencianets que se quejaban de que no entendían el catalán xD "¿Menys que els catalans? Mai, che, MAI!!" xDDD 

Algunas me las dejé a medias. No cuajaron (vamos, eran una soberana mierda) pero generalmente los viernes me veía de 7 a 10 capítulos después de clase. Con los años observé que me pasaba muchisimo tiempo delante de la pantalla, me cansé y reboté en plan serio a la lectura integral de Manga.

La única vez que fui a casa de A junto con Griego Loco fue como entrar en un santuario xD. Vivia en uno de los barrios más pijillos de Valencia (cosa que por aquel entonces no sabía y me la pelaba bastante) en un edificio antiguo con ascensor. Pero su casa estaba en la buhardilla, chaval. El último piso tenías que subir andando y a medida que te acercabas a su descansillo una potentísima chavala futurística te daba la bienvenida.

¿Qué es un Plug Suit?
No, no estoy hablando de su madre con un rifle de protones. Ni de su hermana esperándonos con un Plug suit de pompones medio desabrochado (No tenía hermana, pero sí un labrador to bonico) me refiero a un grafiti enorme en la pared blanca que hicieron su madre y él unos meses atrás. De boceto desconocido, posiblemente inventado pero merecedor de arrancar la pared y salir por piernas. De los pocos momentos que me ha jodido no tener un movil con asquerosa cámara...

Una casa pequeña pero con fundamento concentrado. Libros everywhere, un pasillo angosto hasta llegar a su habitación desordenada llena de figuritas de personajes manga polvorientas y posters algo descoloridos empapelandolo casi todo. Un caos Sobervio!

[!!!] Mi cuarto a seguido este ejemplo de estética hasta la actualidad.

Para algo habíamos ido a aquel tugurio y es que la época del pirateo de la Playstation 2 acababa de empezar y se había llevado por delante definitavamente la popularidad de las demás consolas de esa generación, pero no en aquella casa ya que el Maestro A era un aficionado despiadado de Nintendo y la Gamecube era su verdadera amiga.

En aquel momento (en una de esas teles de 15 o menos pulgadas) pude entrar en contacto con uno de los primeros juegos "inclasificables" y curiosos que jamás haya jugado: el We Love Katamari, la segunda parte del Katamari Damacy.
Pero eso no es todo, para la Cube A tenía carcasas de juegos la mar de peculiares. Más pequeñas de lo normal, de caratulas de cartón. Fue mi presentación al merchandising del extrangero, el Naruto Gekitou ninja taisen 4 traído expresamente de Japón. Menudo alucine cuando me pensé que todos los comentarios en japonés los entendía.
Como me tomaban el pelo esos bastardos xD

[!] Faltaría aun tiempo en conseguir la Gamecube, una de las consolas que más haya disfrutado, mientras tanto jugué al equivalente de ese juego de Naruto para la Ps2: el Narutimate Hero 3
No me enteraba de nada, pero menudo juego versus de estilo cell shading, el mejor que haya jugado. Con él enganché a la muchachada de colegas mios al anime dándoles una vía de escape a su dragonbolitis.

Quedé impresionado y con ansias de aprender más y más. "Oye ¿y qué serie es esa?" pregunté incrédulo de mi señalando uno de los posters en su armario "¿Tampoco la conoces? Don Roberto el del huerto" Vamos, que no me aclaré con el nombre, pero Fullmetal Alchemist se añadió a mi plantel de series favoritas.

Su madre! Esto sí es ÉPICO y
no el Skyrim!!
No tardé nada en verme la primera versión del anime que acababa de terminar, en cada salón del manga que visité el Item legendario que buscaba era aquel poster (que terminé por encontrar ^^) y años de fraguado fanatismo después me hice con el manga y sus baúles de cartón para almacenarlos. Primera edición, sin reimpresión XD Toma orgullazo, señoras y señores.

Y poco más. El tiempo avanzó, no se detuvo por más que hicieses fuerza para que no te saliera la barba. Los cursos pasaron y se terminó la etapa instituto con el remate del selectivo y la dispersión de la clase hacia todos los rincones de la educación.

¿Qué fue de A? Ni idea, macho. Estudió diseño gráfico y a partir de bachillerato lo he visto dos veces más. En un Lizarrán tomando unas tapas de tortilla patata y en el anterior Salón del Manga de Barcelona. Una casualidad terrorífica, llena de rabia y a la vez con cierta melancolía...

¿Y del Griego Loco? Ese sí que sí se lo tragó la tierra por completo. Seguramente está gobernando alguna parcela en el Inframundo con diablas de cuatro tetas y comiendo arroz tres delicias, pero ni una postal, ni una bola incandescente de souvenir... garrepa xD

Separados nuestros caminos sin duda están. Pero tal vez en un futuro una ostia se darán.
No los echo en falta para nada. El trabajo restante hasta llegar a ser quien soy me lo he currao yo solo. Además de que mi realidad con los años va mejorando ^^
...sin olvidar a toda esta gente, claro está! xD

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...