15 ene. 2017

Debacle Shinigami - La caída de Bleach

De entre los mangas que me acompañaron en esa aventura en solitario que fue la adolescencia topé con varios shonen que llegaron a ser muy importantes para mi a pesar de sus grandes fallos. Fullmetal Alchemist, Naruto, Mushishi... y a pesar de que tenía un nivel ya importante en esto de la animación japonesa, por eso de haberme criado con la televisión de cataluña, no hacía más que encontrar obras que me entusiasmaban sobremanera e hicieron que mi vida fuese un poco más fácil, entre ellos tenemos al chute de fuerza pura y explosión de emociones que fue Bleach.

Durante años estuve viendo el anime y leyendo el manga, hasta que poco a poco comencé a apreciar que no era nada lógico que entre sagas hiciesen tanto relleno sacando de contexto a los personajes de la trama principal, o que los roles entre los personajes se repetían de alguna forma demasiado o lo que es peor que la sensación entre el motivo de empezar una nueva saga fuese CASI EL MISMO que el anterior. Dejé el anime de lado a pesar de ser espectacular y lo di todo con el manga, pero ahí el cambio no fue para bien tampoco, la calidad de dibujo cayó en picado y las sagas eran un reseteo continuo en bucle envueltas por flashbacks... y luego cancelaron el anime.

¿Qué le ocurrió a Bleach, uno de los grandes reyes del manga de los 2000, para acabar tan demacrado en su calidad? Tite Kubo sigue siendo un maestro para mi, la expresividad y talento que tiene sigue demostrándolo en sus composiciones únicas, pero lo que ocurrió con su obra clave, la que le puso en el tercer puesto de la Shonen Jump durante mucho tiempo, es algo que muchos no llegamos a comprender.

Al parecer el temperamento que Kubo expresó en su obra era un reflejo propio, caso omiso a asesores, problemas de salud personales y movidas sentimentaloides que le impactaron demasiado hicieron que Bleach fuera creando un esquema de incertidumbre, confusión y aborrecimiento entre los fans de la serie. Digamos que Kubo lo vio venir pero dejó que el bankai le diese de lleno, varias veces.

No pude acabar la serie, me fue imposible de tragar, pero el poso que me dejó Bleach, al menos durante la primera etapa de su creación, inclusive el Hueco Mundo, lo tengo impregnado hasta la médula, hasta en mi caracter. En muchos inconscientes otakus sigue resonando el Getsuga Tenshou con fuerza o el "ya es la segunda vez que te lo digo. He venido a rescatarte".


Con este video explicativo se aclaran varios aspectos de la historia negra de la serie, para dejarnos algo más tranquilos, homenajearla y que no se nos olvide. Yo no creo que pueda hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...