17 ago. 2014

Capítulo final: Robin Williams


Es impresionante el daño que hace cuando una persona fallece pero todavía resulta más corrosivo cuando dicha persona, lo único que ha hecho en su vida, es darnos su talento, hacernos reir y soñar u ofrecernos hasta el final lo mejor de ella misma.

Esta semana ha caido un nuevo mito del cine internacional, el 11 de agosto falleció Robin Williams a la edad de 63 años, actor que nos ha regalado interpretaciones tan geniales que se nos hace la cara una sopa cuando pensamos en su desgraciado final. Su filmografía cuenta con cerca de 80 largometrajes llenos de magia, ternura, entusiasmo y en ocasiones dureza con esperanzas.

El actor comenzó la gran carrera de su vida en Chicago y todo indicaba que su futuro iría encaminado hacia las ciencias políticas que estudiaba pero la interpretación llamó a su puerta, o más bien, la tiró abajo de un placaje, al ser admitido en la Juilliard School de Nueva York, uno de los centros de preparación artística con más renombre en America con una tira de talentos magníficos salidos de él, como Jessica Chastain, Mark Snow, Christopher Reeve, Domingo García Flores, Kevin Spacey, Laura Linney o, bueno, ya os hacéis una idea.

Su primera oportunidad como actor en pantalla fue con "Mork y Mindy" y no podría haberle gustado más su debut a America pero con los años, aquel extraterrestre despistado dejaría la serie para dar el salto a la gran pantalla con la adaptación, del comic y dibujos animados, "Popeye" el marino con ruta metabólica de dopaje con las espinacas de lata. A partir de este momento, y aunque la película del marinero no gustó como pensaron que haría, Williams fue cogiendo experiencia a velocidades insospechadas y películas como "El club de los poetas muertos", "Jack", "El hombre bicentenario", "Patch Adams", la olvidada "Flubber", "Hamlet" o "Retrato de una obsesión" no habrían sido nada sin su aparición y versatilidad.

"You’re only given a little spark of madness. You mustn’t lose it." 
RIP Robin Williams
"Helloooooooo..."
Ha sido también un doblador nato y ya no hablo solo de que fuese la, valga la redundancia, genial esencia de Genio en "Aladdín" sino que dió voz al Dr. Know en "A.I: Inteligencia artificial", a lo único bueno en "Robots" el desquiciado Fender o a Batty Koda en la mágica "Ferngully" de la 20th century Fox.

Los humildes recuerdos de éste blogger coinciden con los de muchos de los niños de los 90. La peligrosa y oscura historia de Alan en "Jumanji" me puso la piel de gallina de la emoción en la butaca del cine. Animales salvajes, una jungla que se abre paso a toda costa y todo por un juego maldito que nunca supimos de donde provenía. Sin palabras me dejó la amistad y compañerismo que desprendió "El club de los poetas muertos". El morirme de la risa con "La señora Doubtfire" es decir poco y llenarme de ternura cuando tuve la edad de entender lo que había más allá de las bromas de gordos y el acento inglés terminó por cautivarme, pero fue con "Hook" cuando Robin Williams desató todo lo bueno y heroico que he visto del actor, una historia inolvidable que me rompe la patata solo con admirar su grandiosa portada y recordar su gran actuación junto con Garfio.

Otro puntazo de éste artista consagrado nos pilló por sorpresa hace escasos años:


Porque el actor a parte de ser humorista y padre también fue aficionado a una de las más grandes sagas de videojuegos de acción, rpg y rol de nuestra era. Es así como a su hija la bautizó con el nombre de aquella preciosa y justa princesa Hyliana de cuento que había rescatado decenas de veces antes de que ésta naciese. Que acto más bonito y solemne, joder. Sus otros dos vástagos no tuvieron la misma suerte que su hermana, pero compartiendo un padre así es dificil decir que no la tuvieran.


Por último, es preferible no recordar las manchas en el historial de uno al final de la vida, pero el superar la adicción a las drogas y la bebida no es algo que debería omitirse al recordar a Robin Williams, sino algo para alzarlo todavía más en volandas dentro de nuestra memoria. Porque a pesar de todo aquello, no ha dejado de ser el que era.

Un memorandum final de enlaces a su salud:

○Un homenaje estelar por parte de Eric Golberg.

○Su amistad con Koko y la separación.

○La cagada de nuestro seño' presiden'te al confundirse de Williams.

○Una petición a Blizzard por los fans ha hecho que Williams pueda llegar a tener en un futuro un NPC (personaje no jugable) como homenaje en 'World of Warcraft'.

Desde que lo conocí no he podido relacionarlo con mi padre, aquella mirada triste con brillo ingenuo pero fantasioso es realmente un don que no muchos tienen y es perfecto para llegar a las personas. Que donde quiera que estés, Robin, te encuentres como en tu casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...