4 dic. 2014

D-Rex - recombinación jurásica

Cuando parecía que el mundo no tenía salvación y los humanos ibamos a perder nuestro título como los grandes cazadores, va y vuelven a controlar a los dinosaurios. Yo que quería vivir cerca de un nido de Pterodáctilos para escuchar sus gráciles cantos por la mañana... y los gritos de algún incauto que callese en sus garras para alimentar a sus polluelos.

'Jurassic World' es la nueva iniciativa dinosaurica de Hollywood tras ver el apoyo de las masas a superproducciones de monstruos gigantes como la última de Godzilla o las luchas oceanicas de Pacific Rim. Puede que la ciencia ficción deje aparcadas sus armas futuristas y flipadas imposibles para dar paso a un ciclo nuevo de monstruos estilo de antaño o criaturas gigantes con tirria hacia la prepotencia humana, que en definitiva es lo que nos mostró Jurassic Park hace la friolera de 20 años.

-Mira que varoncito más machote!
-Doctora, usted ve penes en todos lados...
Lo de criar dinosaurios se nos quedó pequeño (puesto que a la raza humana nos encanta innovar y liarla en pro al cash) así que, como nos enseñó maxibon "si coges algo que te gusta y lo mezclas con algo que también te gusta: te gusta MUCHO más" y como los crossovers rarunos son cada vez más habituales en nuestros días, era de esperar algo así con un icóno del cine. Mezcla genética entre criaturas del jurásico, crear un híbrido para dar espectáculo ¿puede con éste argumento ir bien la cosa? sí, si al hacerlo han creado al mayor depredador del hombre.


El D-Rex, o Diabolus Rex para los cerebritos con bata, es la atracción perfecta para el público en una época que ya nada asusta. La nueva criatura, fruto de las pruebas para creernos dioses, es un cocktail genético entre el clásico rey T-Rex, un mastodonte de dientes afilados; el ansioso velociraptor, con un intelecto superior a la mayoría de las especies; la mortal vívora y, atención a la broma, la blandita sepia.


Jajaja, ahora en serio, el saurio de laboratorio es un cuarto de maldita sepia ¿porqué? la teoría menos bufónica baraja la posibilidad de que dicha quimera podría contar con la habilidad de camuflaje con el que éste cefalópodo se mimetiza en el fondo oceanico, por lo que tendríamos un engendro de tubo de ensayo grande, demoniacamente ágil y que es prácticamente inconfundible con el ambiente selvático de la isla Nublar. Agarraos los nachos! La peli no tendrá ni a Solid Snake ni a una panda de Predators pero sí un bichejo gigante que al mínimo ruido ¡zas! aparece a tu lado y te merienda de un bocado.

La moda por el cthulhu se ha vuelto absurda...
"¿Camuflaje?¿No tiene más sentido que vierta tinta por el culo al asustarse?"
...¿Y QUÉ COJONES LE VA A ASUSTAR A ÉSTE PEDAZO ENGENDRO MUTAGÉNICO?¿Las cucarachas?¿El sonido agudo?¿¿Marta Sanchez??

Y si por algún milagro, yo que se, porque hayas rezado antes de encontrarte con el carnívoro éste a la virgencita de los investigadores huerfanitos, y puedas librarte de dicha máquina de matar, es muy probable que el paro cardiaco, la asfixia o la parálisis total de tu cuerpo sea inmediata por la ponzoña proviniente de su naturaleza ofídica. Hagan lo que hagan, los chulazos de la peli están jodidos.


Lego nos enseñó hace un par de semanas un modelo del que sería su D-Rex, aunque al verlo tan pálido muchos pensamos que la inventada que se había marcado la compañía de las piezas no era creíble ni muy realista que digamos. Con un aspecto tan enfermizo no habría hecho ni falta tener sistemas de seguridad, se le verían las intencioles a la legua, a no ser, que como suponíamos, su piel cambiase de textura y color para adoptar un camuflaje optico perfecto.

La película se espera para verano del próximo año y sea albino o no el D seguimos a la espera de más información con base lógica, de ese que da realismo a las películas de ciencia ficción. Ver más trailers chulos que no nos muestren tanto la jeta de Starlord sino más fauna y tecnología de la isla, o, si no puede ser, ver como éste prota sufre como un condenado a zarpazos de saurios rebeldes de domar. Porque no puedes ser un guardian de la galaxia y un investigador ligón con éxito en tan poco tiempo... no puede ser porque nos da mucha puta envidia...

Aunque los paleontólogos ya hayan crucificado el regreso de Jurassic Park, ver dinosaurios en la gran pantalla es siempre una bonita escusa para hacer una escapada al cine. Y si de regalo tenemos a una pelirroja científica se puede convertir en la fiesta del año!

 

1 comentario:

  1. Como si quieren poner dinosaurios con forma de perro. Al cine vamos a ir TODOS en avalancha. ¡Genial este post!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...