27 sept. 2017

Ape Escape - Monokomas

Soy de los que le temen un poco a las cosas nuevas, pero una vez que pruebo el fantástico florecer de un cambio bien llevado, soy de los que aplauden levantándome de la silla.

¿Que a qué viene tal metáfora cursilona? Pues que lo mismo me pasa con los videojuegos, o es lo que me pasaba de pequeño, me entusiasmaba conocer cosas pero siempre volvía a los plataformeros clásicos sin más y creo que una de esas sagas que me hizo ver que la variedad era una paleta de colores preciosa fue 'Ape Escape'.

Por así decirlo, su forma videojueguilística era de un plataformero en 3D dividido en mundos, pero el objetivo del mismo era completamente nuevo. Sí, había que avanzar como se pudiese por los niveles saltando de un lado para otro y esquivando todo lo que se pudiese y más, pero, lo que se buscaba no era llegar a un punto concreto, sino atrapar a un ejercito de monicacos del demonio que querían conquistar el mundo. Suena a bizarrez y lo era, pero no habían tantos juegos que pudiesen enorgullecerse de este título en aquel momento y que el resultado fuera diversión a raudales.

Una de esas sagas que a penas duró un par de generaciones en la parrilla. Tres capítulos rodeado de spin-offs cancerígenos que lo único que intentaban revelar era qué tan muerta estaba la serie. Es por eso que Konami cerró el grifo para estos cachondones monos, otro paso en falso antes de precipitarse al vacío de la unifranquicia. Luego dejaron morir a Silent Hill...


Con lo bien que me lo he pasado con sus tres entregas, era un poco hipócrita no meterlos en nuestra gran familia. Apenas hay trabajos fans de la saga salvo miles y millones de retratos de Specter (el monicaco Alfa) o a Yumi poniendo caras cucas mientras se le ven las bragas, apenas videos, apenas coñas. Pero ojo, recordaba que en su segunda entrega se podían desbloquear unas cuantas tiras cómicas, las cuales para encontrarlas han sido un auténtico crujir de pelotas y ni siquiera las tengo todas, pero así, podemos rendirle un pequeño homenaje a la serie.

Descuidad. Si encuentro más, al blog que se subirán.



Para quien no esté familiarizado con la saga, uno de los puntos fuertes eran los gadgets, herramientas de knoqueo variado sobretodo que servían para aturdir a los monkeys para luego acabar cazándolos con la red teletransportadora. Ahora puede que ya cobre sentido para vosotros esa tira anterior, no?


Otro punto curioso era la personificación de cada uno de los monos. En general habían muchos de aspecto normal, con la típica sirena en la cabeza y poco más, pero muchos otros tenían características muy singulares, como gorros raros, disfraces y demás chorradas.

Incluso si acudías a ver la apepedia dentro del juego te dabas cuenta de que cada uno de ellos tenía su propio nombre y otras características. Juegos de palabras, cameos, easter eggs... sus descripciones eran hilarantes de verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...