8 dic. 2015

[RE(TRO)VIEW] American McGee's Alice

 
Sabed que Alicia en el país de las maravillas no es un cuento escrito para el entendimiento infantil, todas esas adivinanzas aparentemente absurdas, paradojas y problemas matemáticos que nos muestra es el reflejo de la maravillosa y enfermiza mente de su autor: Lewis Carrol.

No es de estrañar que tras una infancia tan dura como la que tuvo McGee, junto con un cerebro tan prodigioso para las ciencias, diera como resultado esta fantástica interpretación y vuelta de tuerca de este clasico de la literatura inglesa conocido por todos y temido por muchos. 'American McGee's Alice' (AMA) nos cuenta desde un punto de vista más trágico la visita al país de las maravillas después de los acontecimientos de "Alicia a través del espejo".

Un terrible accidente hace que la casa de la familia Liddell arda hasta los cimientos y mueran casi todos sus integrantes, Alice se queda huerfana y traumatizada en catatonia permanente bajo la tutela de una institución mental donde pasará gran parte de su adolescencia por sus delirios.

Algo se ha trastocado dentro de ella, este evento tan desafortunado a alterado la armonía de su país de las maravillas y el mundo de fantasía que conocíamos se ha convertido en una versión macabra, grotesca y violenta de la misma. Para apaciguar su mente y espíritu, Alice deberá encontrar la manera de devolver éste país de ensueño a su gloria anterior, sin perecer a manos de su  propio subconsciente.

...lo que debió pasar la pobre desgraciada...

El juego data del 2000 donde ya sabemos que las aventuras plataformeras en 3D tuvieron su gran auge ante todos los demás géneros, pero AMA no es solamente eso ya que las plataformas aunque presentes no son el punto fuerte del título, estamos ante un juego de acción que por su trasfondo se cataloga tambien de terror. Obviamente, como pasa habitualmente, tras tantos avances tecnológicos el terror ha quedado relegado a la nada en AMA pero sí mantiene ese remanencia siniestra y de angustia gracias a sus ambientes tan delirantes y a su inquietante banda sonora. No asustará, pero manda cojones si pone de los pelos de punta, es la paranoia hecha videojuego.

Controlar a Alice es divertido pero en ocasiones algo desquiciante. No es el típico personaje que aun teniendo prisa va caminando a todos lados, la tía se lo curra y no para de correr de aquí para allá. Lo de combatir no se le da nada mal, acuchillar enemigos hasta partirlos por la mitad se vuelve un adictivo pasatiempo y lo de invocar demonios al azar para evitarte problemas es una herramienta muy útil para los más vagos de la casa. Ahora bien, lo de saltar es una materia pendiente, si no diriges bien el destino final gracias a un icono de huellas que aparece si dejas el ratón un cierto tiempo sobre una superficie, puede que acabe despeñada por un acantilado, tragada por un vórtice o derretida por la lava. Mi consejo es no dudar, saltar confiados sin esperar a que el maldito icono aparezca cada vez, le acabas pillando el truco. Si preferís la opción segura para cagaos ateneros a pasaros un buen rato en cada preparación, pero advertiros que en ocasiones no dispondréis de ese valioso tiempo.

El juego se desarrolla de forma lineal viajando a traves de portales mágicos sin posibilidad de volver a lugares anteriormente pisados por decisión del jugador, solo si la propia historia quiere que sea así, pero aun siendo de esta forma los escenarios, al ser tan grandes y enrevesados, como en la fortaleza de las puertas o las tierras del espejo, no echarás en falta este pequeño detalle. Además todas las zonas se dividen a su vez en subescenarios, por lo que incluso te hacen un favor al no volverte a enviar a esos retorcidos y pantagruélicos lugares y tener que pateartelos de nuevo.




Una pega que podría haber estado interesante, es que a diferencia de su sucesor, 'Alice Madness returns' (2009), este primer capítulo solo contiene las vivencias de Alice en el país de las maravillas, no nos dejan conocer lo que ocurre más allá del interior de la mente de la protagonista.

A medida que se avanza en el juego, Alice irá descifrando el porqué de tanta locura en un lugar donde era un remanso de paz absoluto. No es una gran trama inesperada por completo, pero al  menos te da alguna que otra sorpresa y te deja con ganas de más. Perfecto para que 9 años más tarde saliese su sublime segunda parte y ya hay muchos que esperamos su tercera... que parece que no vaya a llegar nunca...

Como todos parecen ir en contra suya por esos lares, nuestra prota necesitará armarse hasta los dientes para no ser aplastada o desangrada por completo. El cuchillo o espada vorpal es el instrumento básico que requiere practicar bastante para pillarle la técnica más mortal, pero su arsenal también incluye unos naipes que lanzados con rapidez serán como una metralleta, un reloj que detiene el tiempo o una varita mágica que genera hielo a mansalva, entre otras tantas. Además, todas ellas tienen un ataque simple y uno especial que se activan facilmente con el botón izquierdo y derecho del ratón respectivamente, pero hay que mantener bien al tanto la barra de maná, puesto que todas ellas gastarán más o menos de ésta esencia mágica para realizar sus ataques.

De verdad mucho ojo con el puñetero maná. Se gasta más rápido que una tableta de chocolate en una nevera de alemanes, y cuando te quieras dar cuenta ¡bum! te han violado diez veces.

Alice tiene tambien un par de transformaciones que parecen haber estado metidas con calzador en el juego. Una de ellas es la versión rage demoniaca de la misma donde amplifica toda su fuerza durante un tiempo limitado, rebana cabezas con tanta facilidad que se te hace hasta aburrido el momento; la otra solo aparece una vez en una maldita estancia al final del puñetero juego y es la Alice bicho y pilla tales velocidades absurdas que más que ayudar marea hasta hacer potar al jugador. Aquí el Mcgee ya había superado los límites fantásticos de la ingesta de coca.

Ninguna como el modo histeria de Madness Returns. Eso si que es un modo hollow loco molón que acojona y todo. Una onda expansiva de rabia y sangre y a liarla en modo monocromático.


La monstruopedia del juego está bastante bien, contando así a grosso modo yo diría que hay sobre 20 tipos de enemigos diferentes. Desde diablillos metomentodo, cyborgs lanzacohetes, hombres-carta con lanzas mágicas o, los que más putos quebraderos de cabeza me dieron al principio: los espectros gritones. Esos malditos se te acercan a tu vera flotando, se te ponen a chillar en el oido como un tumulto de fangirls en un concierto de algún triunfito y no solo te quitan vida, sino que también te hacen resbalar un huevo y en el país de las maravillas hay pocas zonas seguras... así que lo más probable es que termines cayendo por un abismo insondable. En busca de algo de paz. Me muero de la risa con éstos tipos.
Menos mal que más avanzado el juego, les metes un rociado de frio polar rápido o sueltas tus tabas pinchosas hacia ellos y mueren, con mucho dolor, casi de inmediato. Arden que da gusto, oye.

La quimera Steampunk.
Hay un par de jefes finales, pero básicamente tratan de huir y, cuando terminan de atacar, meterles una somanta de palos en el lugar adecuado antes de que se recuperen. Nada rebuscado.
Eso sí, cuidado con el Jabberwocky o Fablistanón (mala ostia tiene el que se lo ocurrió una traducción tan taruga) esa bestia dracónita medio mecánica medio orgánica mete unos mandobles y unas llamaradas que desearás volver a enfrentarte al peor de los jefes finales que te hayan encontrado hasta ahora, y el cabrón es rápido del carajo. Aún estando mutilado es dificilísimo, incluso con tu vida a tope y con el maná rebosando. Aunque si consigues marearlo, la faena será mucho más sencilla.

Hay incluso bugs durante la segunda batalla contra éste boss que casi se hacen necesario para ganarle, pero por desgracia, no siempre funcionan ni en todas las versiones que existen del juego. Aunque recurrir a ellos me parece una práctica rastrera. Así que ir de frente como la chica badass de la ostia que sois, mantener las distancias y controlad vuestras barras de suministros. Sino mantenéis la calma, terminaréis carbonizados y lanzando el mando o teclado por los aires.

¿Se caerá por segunda vez Humpty Dumpty del muro?
¿O le echamos un pequeño cable esta vez?

Lo que le falta de gráficos, aristas que hacen daño a la vista y texturas repetitivas, lo mitiga con su diseño de NPCs y con una banda sonora muy peculiar. Hay tracks muy hermosos y tracks demenciales, entre melodía de caja de música que se mezclan con secunderos de reloj, sonidos atronadores o de feria siniestra. Muy a lo orquestral de cuento de hadas, con matices de corrupción. A mi de pequeño me trasmitieron tal tensión que tuve que dejarlo de jugar durante años, aunque al final con la cabeza más clara y algo más puesto conseguí terminarlo.

Una vez rejugado, creo que he recordado momentos muy angustiosos gracias a ésta banda sonora, angustiosa pero necesaria para poder disfrutar a tope del juego. Una parte imprescindible y puede que de las más agraciadas.




Pero no todo el sonido es agradable, el doblaje al castellano (a escepción del gato de Chesire que es perturbador hasta la médula) parece la misma obra del que hizo el juego de 'Harry Potter y la piedra filosofal' para la Psx. Voces que apenas se escuchan en algunos momentos, subtítulos que no concuerdan con lo verbalizado o traducciones sin sentido.
Además de no ser voces nada agraciadas las que se eligieron para algunos personajes, lo mismo que en su secuela. Parecen haberse hecho a mala gana y todo. Echad un vistazo si tenéis curiosidad al doblaje original en Inglés.

El juego puede tomarte una media estandar de aproximadamente 8 horas, no es especialmente largo, pero como bien he dicho, si no consigues ponerte en situación, esas apenas diez horas pueden sentirse mmmmuy largas. Puede que termines odiando el título si no vas con cuidado.



En resumen: 'American Mcgee's Alice' no es un título para todos los públicos, no solo por la trama, violencia implicita o dificultad de jugabilidad, sino por la comprensión del trasfondo. Aquellos que no tengan la intención de sacrificar unos buenos gráficos por una historia decente y un conjunto audiovisual sobervio con muchos detalles, aunque desfasado, puede que no valga la pena ni que lo prueben. Recomiendo al que no lo haya hecho todavía leerse las novelas de Lewis Carrol para meterse de lleno en el lore de éste universo, una introducción para comprender referencias y relaciones entre los personajes antes de ponerse a jugar esta aventura atemporal.


AMERICAN MCGEE'S ALICE (1999)
PC, Xbox Live, Ps Network
GÉNERO: Aventura de acción (3D) - terror

PROS: Magnífica ambientación tétrica y muy variada, banda sonora espectacular. Buena interpretación de una novela clásica de la literatura transformada a videojuego, incluso amplia su lore. Tiene una secuela incluso mejor que la primera parte.

CONTRAS: Sistema de jugabilidad tosco, puzzles facilongos, curva de dificultad brusca, doblaje al español pésimo en muchos momentos.

ALTERNATIVAS DEL GÉNERO: Shadow Man (N64), Saga Prince of Persia (Ps2), Medievil (Psx), Enslaved (Ps3 - Xbox360).

NOTA RETROZUMBAOS: 7/10

2 comentarios:

  1. Desde luego el trasfondo es la joya de la corona de esta historia. En EEUU y en algunas clases de psiquiatría de aquí de España se ha valorado esta história dentro de la esquizofrenia. Hay incluso tics, frases y emociones de la propia Alice en el videojuego que muestran este trastorno (Pero eso para otro post xD). Soy fan del trasfondo, sobre todo del segundo juego (Madness Returns). Tengo pendiente este primer juego. Me lo pasare en breve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo! Tienes un estupendo código promocional esperando en para cuando lo quieras, Eru. Ya me lo pediras!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...